Cuándo tomar un medicamento, antes o después de las comidas, es una de las preguntas que más nos hacen en la farmacia.

No todos los medicamentos son afectados por las comidas. Pero sí es cierto que, con algunos medicamentos, la comida puede retardar o disminuir su absorción y, consecuentemente, su efecto. Por ello, algunos han de tomarse con el estómago vacío, es decir, o una hora antes o dos horas después de haber ingerido algún alimento. Sin embargo, con otros medicamentos ocurre justamente lo contrario y son mas fáciles de tolerar cuando se toman acompañados de alguna comida.

Nuestro consejo

Por norma general, hay que tener en cuenta una serie de consejos:

  • No añadir el medicamento dentro de las comidas, ni abrir las cápsulas, a no ser que el médico lo indique.
  • No masticar los comprimidos que no sean masticables.
  • No tomar medicamentos con bebidas calientes, el calor puede mermar la actividad del medicamento impidiendo que funcione correctamente.
  • Siempre tomarlo con agua. No tomarlo con zumos, y por supuesto, nunca con bebidas alcohólicas.

Ibuprofeno y paracetamol. A tener en cuenta

El ibuprofeno y el paracetamol, dos medicamentos muy conocidos y utilizados, cuando se usan de forma puntual es mejor tomarlos con el estómago vacío o antes de comer, ya que de este modo tardan sólo de 10 a 30 minutos en llegar a la sangre y actuar. Sin embargo, si los tomamos con el estómago lleno tardan más (de 1 a 4 horas) en hacernos efecto.

Respecto a conseguir que el medicamento se tolere mejor, por ejemplo, el ibuprofeno, la aspirina y otros antiinflamatorios pueden hacernos daño al estómago si éste esta vacío cuando los tomamos, por lo que para tratamientos prolongados se recomienda administrarlos con el estómago lleno, y tomando regularmente también un protector gástrico.

Cuando el médico nos dice que un medicamento es en ayunas, se refiere a al menos media hora antes de comer o bien dos horas después de haber comido. Si nos dice de tomarlo con la comida, es justo después de comer.

Otras advertencias

Otras situaciones a considerar que se dan con cierta frecuencia:

  • Determinados antibióticos como el ciprofloxacino nunca han de tomarse con leche.
  • Los medicamentos para reducir el colesterol no han de tomarse con zumo de pomelo, ni tampoco con salvado de avena, ya que puede reducir la eficacia.
  • Los plátanos, aguacates, y frutas con hueso si se toman junto con diuréticos, pueden producir exceso de potasio.
  • El zumo de naranja con medicamentos para la osteoporosis puede disminuir hasta un 60% la concentración de éstos.

Desde la farmacia podemos resolverte cualquier duda que tengas respecto a la toma de tu medicación junto a alimentos o en ayunas. No dejes de preguntarnos para que así obtengas una mayor eficacia en tu tratamiento.

Imagen destacada compuesta a partir de Pixabay