En un artículo anterior os describí en qué consistía la enfermedad inflamatoria de la piel conocida como psoriasis.

Ahora nos ocuparemos de su tratamiento.

Tratamiento tópico de la psoriasis

El tratamiento tópico es el más habitual en la psoriasis moderada y se basa en el uso de corticoides, emolientes y queratolíticos. Todos ellos contribuyen a aliviar el picor asociado, la sequedad y la descamación producida en la zona.

Veamos cuáles son las propiedades y la acción terapéutica de cada una de estas sustancias.

  •  Corticoides

Los corticoides, gracias a su acción antiinflamatoria, previene la formación de placas, mejoran su aspecto y alivian el picor. Deben ser prescritos por el médico, para saber cual es el más adecuado y sobre todo, porque no deben usarse de forma continuada, reservándose su uso para tratar únicamente los brotes.

  • Emolientes e hidratantes (urea)

También es muy importante para la piel mantenerla hidratada y controlar las denominadas “pérdidas insensibles” de agua. Para ello recurrimos a cremas emolientes y a la urea, que son muy útiles en las fases intermedias o de remisión de a psoriasis.

La urea es una sustancia con alto poder hidratante, ya que gracias a su estructura es capaz de captar agua para que quede retenida en la superficie de la piel. Tiene acción descamativa a concentraciones superiores al 20%. También posee acción antiinflamatoria (antiproliferativa, antiedema, antipruriginosa) y queratolítica al 40%.

  • Queratolíticos

Los queratolíticos usados en la fase inicial de inflamación pueden combinarse con hidratantes y emolientes, manteniendo así el estrato corneo de la piel flexible y reduciendo la formación de escamas.

En la farmacia existen productos que pueden ayudar a mejorar el aspecto de tu piel con psoriasis

Algunos productos de farmacia que ayudan a mejorar el aspecto y la salud de tu piel

Otras formas de tratamiento de la psoriasis

Otro factor importante en la mejoría de la apariencia de nuestra piel es la vitamina D, por eso encontramos algunos corticoides asociados a análogos de  esta vitamina. También podemos ayudar a sintetizarla de forma natural tomando el sol, siempre con un factor de protección adecuado a nuestro tipo de piel, y evitando las horas de mayor índice ultravioleta, ya que una quemadura podría favorecer la aparición de un brote.

Dentro del tratamiento, también es importante conocer que existen terapias biológicas basadas en anticuerpos monoclonales, las cuales tienen un seguimiento hospitalario, estas suelen usarse para tipos de psoriasis severas y de gran extensión corporal.

Principios activos importantes

En resumen, a los ingredientes que debéis prestar atención a la hora de elegir un producto son:

Urea: podéis encontrar productos con distintos porcentajes, aunque si es un producto específico para la psoriasis contendrá el porcentaje adecuado.

Ácido salicílico como queratolítico.

Alfa-bisabolol y Alantoína: podéis encontrarlos como excipientes. Colaboran en el cuidado de la piel sensible e irritada.

– Algunos productos pueden incluir extractos de plantas calmantes como Aloe Vera o Camomila.

– Finalmente, Omega -3 (ácido graso esencial): éste lo podemos encontrar como suplemento en cápsulas y tiene muchos beneficios para la piel, entre ellos evitar su deshidratación.

Para terminar…

En la farmacia encontraréis diversas marcas: Eucerin, Isdin, Àvene, La Roche-Posay, entre otras, con productos específicos (champús, lociones, lacas de uñas, etc.) formulados para mantener un nivel adecuado de hidratación, calmar el picor y enrojecimiento en la piel con psoriasis.

Os animo a preguntar por ellos y a ser constantes en el cuidado de vuestra piel. Notaréis la mejoría.

Un saludo a nuestros lectores.