El saúco o Sambucus nigra (saúco común o saúco negro) es una planta perteneciente a la familia Caprifoliaceae.

La planta entera del saúco constituye ella sola un auténtico botiquín de remedios naturales.

Es originaria de las regiones templadas a subtropicales de ambos hemisferios aunque está más extendida en el hemisferio norte. El saúco común se desarrolla a lo largo de todo el continente europeo y Asia occidental.

Se trata de un arbusto o árbol pequeño.

Arbol sagrado para los Celtas, se plantó en sus tumbas. Se creía que si florecía el árbol, el alma de la persona que se hallaba enterrada bajo él, se encontraría feliz en el otro lado; en la tierra de la juventud.

Propiedades e indicaciones del saúco

Sus hojas se utilizan principalmente para aliviar golpes, esguinces, heridas y sabañones.

Las flores de saúco están especialmente indicadas para combatir resfriados, gripe y, en general, inflamación del tracto respiratorio superior, como en los casos de alergias al polen y sinusitis. Las flores se recolectan durante la primavera y principios de verano y contienen flavonoides, entre los que destacan la rutina y el kenferol.

Las bayas por su parte presentan propiedades similares a las flores y además son útiles para aliviar dolores reumáticos. Deben recolectarse hacia finales de verano o principios de otoño.

La acción farmacológica del saúco, por tanto, varía dependiendo de la parte de la planta que se utilice:

  • Corteza: Purgante, emética, diurética.
  • Hojas: Emoliente, purgante, expectorante, diurética.
  • Flores: Anticatarral, pectoral.
  • Bayas: Diurética, laxante.

Formas de empleo y recomendaciones

El saúco se puede administrar en forma de infusión, zumo, pomada o tintura.

Contraindicaciones

No utilizar en el embarazo ni la lactancia.

Efectos secundarios

  • Sus propiedades diuréticas y laxantes se pueden convertir en efectos adversos cuando no es lo que se persigue al usarlo: aumento de la micción e incremento del ritmo de las deposiciones.
  • Alergia, dermatitis de contacto.
  • Si se ingieren frutos inmaduros, pueden aparecer síntomas digestivos como vómitos, ardor de estómago o diarreas.
Imagen destacada tomada de José María Escolano en Flickr